Análisis

Raspando Muebles… Por: Mario López Berrelleza

>> Cuando pides sangre y no te dan…

Finalmente, y después de una semana de marchas y manifestaciones de los productores agrícolas del sector social que incluso llegaron a realizar la toma de las instalaciones de Pemex en el puerto de Topolobampo y en el municipio de Salvador Alvarado, hoy estas han llegado a su fin, los líderes de las organizaciones sociales campesinas tomaron la determinación de regresar a la mesa de las negociaciones con el gobierno estatal y el gobierno federal y buscar lograr precios justos para sus cosechas.

¿Por qué se toma esta determinación? La respuesta es simple: las organizaciones más grandes como la CNC y la CAADES que es la principal beneficiaria de estas manifestaciones los dejaron solos, los abandonaron y aparte de esta lamentable situación, los líderes sociales ya no tienen cara para salir a gritar que el gobierno no les está apoyando, cuándo en los hechos el gobierno tanto federal como estatal que encabeza Rubén Rocha Moya les están cumpliendo con la compra de 1.8 millones de toneladas de maíz a un precio de 6965 pesos por tonelada para los productores agrícolas de bajos recursos y con un máximo de siembra de 50 hectáreas o 600 toneladas cosechadas y, en ese sentido, ¿qué pueden decir los líderes agrícolas del sector social cuando aproximadamente 14,000 productores agrícolas están siendo beneficiados con el precio que exigían? ¿Qué otros argumentos más pueden esgrimir para seguir en la lucha?

Ahora bien, hay que agregar que la lucha de los productores sociales es justa y su demanda debe de ser canalizada a su favor por parte del gobierno, pero, ¿por qué seguir los líderes agrícolas del sector social en franco apoyo a los ricos latifundistas que jamás hicieron acto de presencia en las manifestaciones y tomas de instalaciones estratégicas de Pemex? ¿Por qué seguir dando la cara por aquellos que no tienen ningún merecimiento? ¿Por qué meterse en problemas legales a causa de individuos de alta alcurnia que les importa un bledo las manifestaciones o qué creen que con dinero que dan por abajo de cuerda a unos cuantos vividores creen que ya con eso la están haciendo?

Ahora bien, el apoyo a 14,000 productores agrícolas no es cualquier cosa y ¿el resto de la cosecha? Recordemos que son millonarios terratenientes que no siembran ni cinco ni diez hectáreas, sino que siembran miles de hectáreas y se cuentan con las manos quienes tienen más de la mitad de la tierra cultivable de Sinaloa y para eso está la cotización que brinda todos los días la Bolsa de Granos de Chicago, a la cual los gobiernos neoliberales prianistas los metieron a fuerza y nunca fueron capaces de reclamar o de exigir y/o manifestarse en contra de esa malévola acción que prácticamente desprotegió a los productores agrícolas nacionales, pero ¿por qué iban a protestar si eran los principales beneficiarios del abuso y el saqueo a la Financiera Rural?

Hay que decir también, que la ciudadanía celebra la disposición de los líderes agrícolas del sector social para sentarse a dialogar y llegar a acuerdos con el Gobierno Federal ante una entrevista en estos días con el titular de la Secretaría de Gobernación Adán Augusto López Hernández y que sean estos líderes agrícolas del sector social quienes le digan al titular de la política interior del país que todavía hacen falta equis cantidad de toneladas para que todos los productores agrícolas que pertenecen al sector social sean beneficiados con el precio de 6965 pesos por tonelada de maíz.

Al mismo tiempo, se deberá de exigir el apoyo irrestricto a los productores de trigo quiénes principalmente siembran el rubio cereal en la parte norte del estado de Sinaloa, porque sus condiciones climáticas muy gélidas no les permiten sembrar otro tipo de cultivos y es hasta la fecha que para ellos, no ha habido la atención requerida y en estricta justicia, creo que tanto Adán Augusto López Hernández como Rubén Rocha Moya les deben de dar los apoyos necesarios para que ellos también puedan capitalizarse un poco, pagar sus deudas y que les queden ganancias de rentabilidad.

Por lo pronto, hay que decir que los vampiros que buscaban sangre y los vivales que buscaban represión de parte del gobierno, hoy se han vuelto a quedar con el deseo, las ganas y la rabia hecha presa de ellos, porque se desmoronan sus sueños de tener un estado en rebeldía y en franca oposición al gobierno federal,  ya que sus intereses no son el apoyo a los productores agrícolas, sus verdaderos intereses son solo políticos y buscaban de alguna manera capitalizar estas manifestaciones a favor de sus partidos políticos prácticamente ya en extinción y listos para ser mandados al basurero de la historia.

Bien por los líderes agrícolas del sector social, ya que nunca es tarde para redireccionar sus demandas justas para sus agremiados y de los otros, no hay nada que decir, quien les manda tener dirigentes tan patéticos, inservibles y de poca monta.

 

Es cuánto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *